Las colillas, un grave problema de contaminación marina

Si nos damos un paseo por cualquiera de nuestras playas, hay dos tipos de residuos que vamos a encontrar seguro, unos  son plásticos de la más variada procedencia tales como botellas, tapones, bolsas…, y los otros son por supuesto colillas.

Las colillas, una fuente de contaminación mariina
Las colillas, una fuente de contaminación mariina

Las colillas, cada vez hay más

Los restos de los cigarrillos son un problema medioambiental de primera magnitud, ya que según estimaciones de expertos, el 65 % de las colillas acaban en el suelo, lo que supone la  cifra de 5 billones, y tardan en descomponerse entre 8 y 12 años, con lo que podemos hacernos una idea de la magnitud del problema.

Llenas de contaminantes

Las colillas  contienen el filtro de los cigarrillos, y en ellas se retienen sustancias tales como nicotina, alquitrán, metales (cadmio, hierro, arsénico,  níquel, cobre, zinc, manganeso), pesticidas, mentol…, sustancias muchas de ellas tóxicas y que son liberadas al entrar las colillas en contacto con el agua. Para que nos hagamos una idea de  su poder de contaminación, la nicotina y el alquitrán que contiene un cigarrillo puede contaminar hasta 50 litros de agua.

Por si fuera poco, los filtros están confeccionados con acetato de celulosa, que no es biodegradable, por los que puede durar hasta unos 25 años.

Y se tiran al  suelo alcanzando ríos, mares…

Así pues las colillas que los fumadores  tiran al suelo, llegan a los ríos, a los mares, liberando toda una serie de sustancias tóxicas que contiene el tabaco, y una vez en el agua se incorporan a la cadena alimenticia humana, ya que los incorporan los  microorganismos, y posteriormente los organismos de mayor tamaño, que finalmente consumimos nosotros.

También se produce otro efecto muy perjudicial para el medio ambiente, y es que las colillas al llegar a los ríos y mares, son ingeridas por peces, pájaros y otros animales, que llegan a morir al no ser capaces de digerirlas.

Falta conciencia y legislación

El  problema es que no existe ni conciencia ni legislación, el tirar las colillas al suelo es un gesto tan interiorizado en el hábito diario de los  fumadores que será muy difícil cambiar. Además la mayoría de los países no cuentan con legislación para ello. Ejemplos como el de Francia, que multa a aquellos que tiran colillas a la calle, son casos anecdóticos.

Como siempre debemos de reflexionar

Los fumadores no pueden seguir tirando las colillas en cualquier sitio. Deben hacer un ejercicio de responsabilidad,  sabiendo los graves problemas que causan las colillas en el medio ambiente, y en nuestra salud, reflexionar sobre que clase de mundo les gustaría dejar a sus hijos.

Joquín Alvarez Portela

 

 

 

 

El grave problema de los plásticos en el mar

No tenemos más que darnos un paseo  por cualquiera de las incontables playas de nuestras costas, y mejor en cualquier estación del año que no sea el verano, en la que muchos ayuntamientos realizan la limpieza  diaria de las playas, para ver la cantidad de plásticos que el mar deposita en ellas. Los plásticos en el mar suponen un grave problema medio ambiental, las administraciones deberían tomar conciencia del mismo, legislar para evitar que el problema siga aumentando, y realizar acciones para disminuirlo.

Contaminación de plásticos en las playas
Contaminación de plásticos en las playas

Los plásticos en el mar

Los  plásticos llegan al mar procedentes de los innumerables vertidos que realizamos en él, tiramos las botellas de agua, las siempre presentes bolsas de plástico, botellas de infinidad de contenidos, envoltorios diversos, juguetes, y todo aquellos objetos fabricados con plásticos.

La cantidad de plástico vertida en el año 2010 en los océanos se estimó entre los 4,8 y los 12,7 millones de toneladas, representando entre el  80 y el 90 % de la contaminación ocenánica, procedente la mayor parte de ellos de países en vías de desarrollo, dónde existen unos sistemas muy deficientes de recogida y tratamiento de residuos, y donde en muchos casos la conciencia sobre la protección medioambiental es menor.

Islas de plásticos

En ciertos lugares, fundamentalmente del océano Pacífico, aunque también en otros océanos, se acumulan cantidades ingentes de plásticos, debido a la acción de las corrientes, formando auténticas islas de plásticos.  Se estima que la existente en el Pacífico tiene una extensión de más de 3 millones de kilómetros cuadrados.

Los microplásticos

El grave problema de los plásticos, es que debido a efectos mecánicos, acción del sol, etc, se van fragmentando y reduciendo su tamaño, hasta convertirse en microplásticos, y éstos microplásticos son ingeridos por peces, aves marinas, cetáceos, etc, acumulándose en sus organismos, ocasionándoles problemas en su salud, y en todo caso introduciéndose esos microplásticos en la cadena alimenticia, y que nos llegan también a nosotros, con el correspondiente impacto en nuestra salud.

Tardan en degradarse

Y es que los plásticos tardan muchos años en degradarse, dependiendo de su composición. Así por ejemplo las bolsas de plástico confeccionadas con polietileno de baja densidad tardan en degradarse unos 150 años y las botellas de plástico tardar en degradarse hasta unos 1000 años.

Soluciones al grave problema

Desde nuestro punto de vista, la primera acción a realizar debería ser reducir el empleo de plásticos. Por citar un ejemplo, reducirlo en acciones tan cotidianas como al hacer la compra, de tal manera que no sea posible adquirir bolsas de plástico en los mismos, sino que tengamos que emplear bolsas de múltiples usos. Para ello se precisan establecer legislación tendente a ello, además de realizar esfuerzos por educar a la ciudadanía para que sea consciente de la necesaria protección y cuidado del medio ambiente.

Así mismo se debería prohibir la fabricación de plásticos que no sean biodegradables, como un primer paso, e ir introduciendo paulatinamente materiales sustitutivos, tales como los denominados bioplásticos,  que no son derivados del petróleo, tales como el almidón o la celulosa.

A la vez también realizar acciones para reducir los plásticos ya presentes en los mares, empleando para ello técnicas absolutamente disruptivas como lo es el uso de microorganismos que son capaces de degradar los plásticos.

Joaquín Alvarez Portela

 

Nuestros océanos, nuestro futuro

Hoy celebramos el Día Mundial de los Océanos, una fecha muy especial que fue instituida en el año 2008 por la Asamblea General de Naciones Unidas para reconocer el importante papel que los océanos tiene para la salud del Planeta y que se celebra cada 8 de junio desde el año 2009. El lema de este año es Nuestros océanos, nuestro futuro.

Día Mundial de los Océanos

OCÉANOS, LOS PULMONES DEL PLANETA

Las dos terceras partes de la superficie de la Tierra están cubiertas por océanos y resultan ser los verdaderos pulmones de nuestro planeta. Se calcula que albergan el 90% de la biodiversidad del planeta. Los océanos resultan esenciales para nuestras vidas en la tierra, ya que son los generadores de la mayor parte del oxígeno que respiramos, absorben una gran cantidad de las emisiones de carbono, son reguladores del clima y nos proporcionan alimento, nutrientes y energía.

Día Mundial de los Océanos

Hoy queremos ofreceros el testimonio de un alumno de bachillerato que nos hace llegar su punto de vista crítico sobre la celebración de el ‘Día Mundial de los Océanos’.

“Con motivo de las celebraciones del Día Mundial del medio ambiente (5 de junio) y del Día Mundial de los Océanos (8 de junio) en el instituto nos han pedido que realizáramos distintos trabajos relacionadas con estas fechas.

Desde mi punto de vista considero que no estamos siendo justos con nuestros océanos, incluso me atrevo a decir que estamos siendo demasiado irresponsables con quien tanta vida nos aporta.

Tengo que confesar que me cuesta celebrar los “Dias de….“, ya que considero que en unos casos responden más a intereses meramente comerciales, como pueden ser el Día de los Enamorados, Día de la Madre o Día del Padre y en otros casos en fechas con marcado carácter reivindicativo, como son el Día de la Mujer Trabajadora o Día Internacional del Trabajo o el Día Mundial de la Paz entre otras muchas, que pienso nunca deberían de celebrarse.

Me explico. Al igual que no esperamos a esas fechas tan señaladas en el calendario para demostrarle nuestro amor a nuestra pareja, agradecerle a nuestros padres por traernos a este mundo y reconocer su inmensa labor educativa, tampoco deberíamos esperar a estas fechas para conmemorar o reivindicar los derechos de los trabajadores,  la lucha de la mujer por su participación en pie de igualdad con el hombre en la sociedad  o para fortalecer los ideales de paz en cada rincón del mundo. Algo no funciona.

Del mismo modo me parece absurdo celebrar el Día Mundial de los Océanos o el Día Mundial del Medio ambiente.  Recopilando información para dar respuesta a la pregunta de por qué celebrar los “día de….” me encuentro con que la Organización de Naciones Unidas (ONU) nos dice que estos días sirven para dar sensibilizar, concienciar, llamar la atención, señalar que existe un problema sin resolver un asunto importante en la sociedad para que a través de esta sensibilización los gobiernos y los estados actúen y tomen medidas para que los ciudadanos así lo exijan a sus representantes.

Pues bien, mal vamos como sociedad si tenemos que esperar a estas fechas concretas del mes de junio para sensibilizar a la gente de la necesidad de preservar el medio ambiente o de reconocer la importancia que los océanos tienen para la salud del planeta y de sus habitantes.

Debemos actuar con responsabilidad y sin necesidad de reivindicarse con carácter anual utilizando las redes sociales para “justificarnos” ante nuestro entorno publicando ese lema tan bonito o esa imagen tan bucólica que hemos localizado, haciendo una búsqueda rápida en Google, y de esta forma ya habremos cumplido hasta el próximo año que volveremos a airear nuestra chaqueta reivindicativa.

Pero nuestros océanos y nuestro medio ambiente no entienden de eslogans o de buenas intenciones. El movimiento se demuestra andando y lo que deberíamos hacer es evitar situaciones que claramente van en la dirección de cargarnos el medio ambiente y los océanos, en definitiva, de hipotecar nuestro futuro.

Como ejemplos de esa paulatina destrucción de nuestro entorno, haciéndolo cada vez menos habitable, podemos fijarnos en la situación de nuestros océanos, donde la sobreexplotación pesquera, la pesca ilegal y no reglada, las prácticas insostenibles de la acuicultura intensiva, la contaminación marina, la destrucción del hábitat, el cambio climático y la acidificación están causando un gravísimo daño a los océanos y mares.

Los humanos somos buena parte del problema pero también somos la solución, en nuestras manos está revertir está preocupante situación. Si queremos disponer de unos mares limpios y sanos, disfrutar de las mejores playas y de los mejores pescados y mariscos tenemos que actuar responsablemente cada día del año. Nuestros océanos, son nuestro futuro“.

En los últimos días tuve un dulce sueño y este no era otro que poder vivir sin “Días de…”, pero la cruda realidad lo convirtió en una auténtica pesadilla”.