El problema del exceso de nutrientes en el mar (eutrofización)

El exceso de nutrientes en las aguas, tanto de mares como de ríos es un grave problema para la vida acuática, ya que acaba con la vida de peces y moluscos. En este artículo vamos a hablar de este problema denominado eutrofización, que afecta tanto al mar como a ríos y lagos, pero que en el blog Mar Sostenible, nos vamos a ceñir a la marina.

La eutrofización se produce cuando hay un exceso de nutrientes en las aguas, afectando seriamente al ecosistema marino, y puede producirse de forma natural, como por ejemplo las conocidas mareas rojas o puede ser ocasionada por la actividad humana.

El problema del exceso de nutrientes en el mar (eutrofización)
Eutrofización

La eutrofización altera la biodiversidad

La eutrofización cambia las características del medio natural, reduciendo la biodiversidad, ya que las especies propias del ecosistema se ven desplazadas por otras especies que se aprovechan del cambio de las condiciones del mismo, lo que además de alterar el ecosistema, genera cuantiosas pérdidas económicas en las pesquerías próximas a la costa.

El aporte de nutrientes, que puede ser accidental o continuo, procedente de diversas actividades humanas, como son agricultura, vertidos de plantas de tratamiento de aguas residuales…, lo que provoca un crecimiento enorme de algas, que son fotosintéticas, y que le dan al agua ese color verdoso que ya hemos visto en muchas ocasiones. Estas algas no permiten el paso de la luz solar a las profundidades que antes del crecimiento exponencial de estas algas alcanzaba.

Consiguientemente la vegetación a la que no le llega la luz solar muere, y se precipita al fondo, donde es descompuesta por bacterias que consumen oxígeno imprescidible para la vida de los peces, crustáceos, moluscos…, con lo que éstos también mueren o se van de la zona afectada. También aparecen especies que precisan menos oxígeno para vivir, con lo cual se altera el ecosistema inicial.

En el fondo se forma una zona anóxica, en la que no pueden vivir ni algas ni fauna marina.

Las causas de la eutrofización

Entre las causas de la eutrofización ocasionada por el hombre, están el uso de fertilizantes en las tareas agrícolas, fundamentalmente nitratos. Dichos nitratos son arrastrados por las aguas de escorrentía superficial, alcanzando los ríos, lagos y mares, afectando en estos últimos a zonas costeras. También la actividad ganadera y acuicola genera eutrofización, debido a los vertidos que generan estas actividades, muy ricos en nutrientes.

Otras causas son las aguas residuales urbanas cuando se vierten al mar o a los cauces, que finalmente acaban llegando al mar, y que aportan en  muchos casos numerosos nutrientes. Determinada actividad industrial también puede ocasionar eutrofización, en los casos de industrias que genereren vertidos de productos que contengan nitrógeno y fósforo. También la contaminación atmosférica genera eutrofización, ya que los óxidos de nitrógeno de y azufre que llegan a la atmósfera producen la conocida lluvia ácida que alcanza al mar.

Joaquín Alvarez Portela

Pequeños hábitos para mejorar el medio ambiente: ¿bastoncillos?

Todos debemos ser conscientes que hemos recibido como herencia un mundo  dónde poder vivir y debemos de  dejar un mundo donde puedan vivir las siguientes generaciones. No  podemos entregar a las futuras generaciones un planeta cada día con más contaminación marina con menos biodiversidad y dónde cada vez los hábitats naturales se encuentren más deteriorados.

El que consigamos esto o no, depende en gran medida, entre otros,  de nuestros hábitos de consumo. Desde Mar Sostenible queremos hablar sobre algunos de ellos, para que los que no los conozcan, tengan  conocimiento de ellos y en todo caso para fomentar su práctica, en aras de conseguir un mundo, y por ende un mar, en armonía con el medio natural.

Contaminación marina: los bastoncillos para limpiar los oídos

En esta ocasión  vamos a hablar de los bastoncillos que empleamos para limpiar los oídos y de los problemas que supone su eliminación.

Contaminación marina: uso de bastoncillos para los oídos
Bastoncillos para limpiar los oídos

En los países donde en  su gran mayoria los sistemas de recogida de aguas residuales existen y funcionan, tal  y como es el nuestro, debemos de ser conscientes de lo que tiramos por el váter, ya que  ello al final debería ir a parar a un sistema de tratamiento de agua residual, y estos sistemas están preparados para recibir aguas que contienen cierto tipo de residuos, pero no se pueden recibir residuos de forma indiscriminada.

Los bastoncillos que empleamos para limpiar los  oídos contienen además de algodón, plásticos que no biodegradables, y que en el  mejor de los casos son retenidos por los equipos de pretratamiento  de la planta de tratamiento de agua residual, pero que si dicho pretratamiento no funciona adecuadamente, en los momentos en los que se producen lluvias fuertes prolongadas, y el sistema de tratamiento funciona realizando el by-pass de ciertas partes del tratamiento, estos bastoncillos alcanzan  el río o el mar. Como no son biodegradables permanecerán en el  río o mar  durante  cientos de años.

Hay además muchas opiniones médicas en contra del  uso de dichos bastoncillos, pero esto no  es objeto de este blog.  En lo que sí queremos incidir, es que si los usas no los tires por el váter, sino que deberías tirarlos en la bolsa de basura que tengas destinada para recoger los resíduos plásticos.

Si todos realizamos pequeñas acciones como esta, estaremos contribuyendo a conseguir un mundo más limpio, con  menos residuos plásticos, tan perjudiciales para los mares y océanos.

Joaquín Alvarez Portela

¿Qué hacemos con el aceite de cocina usado?

En un porcentaje muy elevado de casos el aceite que empleamos en nuestras cocinas acaba vertiéndose por el vertedero de los fregaderos, alcanzando a través de las redes de saneamiento las estaciones depuradoras de aguas residuales, lo que provoca no pocos problemas. Debemos de ser conscientes de ello, y evitar que esos aceites usados alcancen las redes de saneamiento, y así no forzar el trabajo de las estaciones depuradoras, de tal manera que causen el menor impacto posibles a nuestros ríos, mares y océanos.

En Mar Sostenible creemos que es esencial que las plantas de tratamiento de aguas residuales urbanas funcionen correctamente, ya que es la manera de proteger los ríos, lagos y mares, pero para ello es esencial que no se sobrecarguen con un exceso de contaminación dichas plantas de  tratamiento.

El aceite de la cocina genera muy diversos problemas

Se estima que prácticamente dos tercios del aceite que empleamos en la cocina alcanza las redes de saneamiento, generando además de problemas en las plantas de tratamiento, una serie de problemas como son malos olores en viviendas, obstrucciones y atascos en las redes de saneamiento, servir de alimento para roedores, incrementando así su reproducción, multiplicación de gérmenes patógenos…,  y si estos aceites usados alcanzan los ríos y mares, bien porque no existe planta de tratamiento o bien porque no funciona correctamente, estos aceites ocasionan contaminación, ya que el aceite impide el correcto intercambio de oxígeno, destruyendo la vida en los ríos y mares.

Producimos cantidades enormes de aceites de cocina usados

Además la cantidad de aceite que se estima que generamos es enorme, ya que en nuestro país supone del orden de cuatro litros por habitante y año. Así nos podemos hacer una idea de la gran cantidad de aceite usado que generamos en nuestro país.

Aceite empleado en cocina
Aceite empleado en cocina

Tenemos que actuar de forma responsable

Así pues no iteremos el aceite usado por los vertederos de nuestras cocinas. Podemos recoger el aceite usado y llevarlo a los contenedores que en muchos de nuestros pueblos y ciudades se han puesto para la recogida de dichos aceites. Si no tenemos a disposición estos contenedores en la vía pública, podemos recogerlo, almacenarlo en nuestras viviendas durante un cierto tiempo y llevarlo a un punto limpio. Cualquiera de estas acciones suponen un esfuerzo, pero que desde luego merece la pena para evitar los problemas indicados anteriormente y proteger nuestros ríos, mares y océanos, que son fuente de vida.

Joaquín Alvarez Portela

Barcos de pesca ilegal

En los primeros días de este mes de agosto, aparecía en los medios de comunicación una noticia sobre el proceso contra los armadores y gestores de buques dedicados a la pesca ilegal, fundamentalmente dedicados a la captura de la merluza negra en aguas de la Antártida.

Auténticos barcos de piratas

Los buques inmersos en este proceso son el Thunder y el Tchaw, que se dedicaban a la pesca ilegal, pues lo hacían en una zona protegida, sin tener la licencia del organismo que regula ese área el CCAMLR (Comisión para la Conservación de los Recursos Marinos Vivos de la Antártida) y además empleaba métodos de pesca prohibidos.

Pesca ilegal: el más absoluto y despreciable egoísmo

Este es otro caso más donde podemos ver el egoismo del hombre en estado puro, al que no le importa en absoluto los daños que pueda causar en el medio ambiente marino, ni la alteración de los ecosistemas, si a cambio obtiene un beneficio económico de ello. Sin importarle tampoco como se van a encontrar el mar las generaciones futuras.

Dificultan su localización

Estos piratas del mar emplea métodos cada vez más sofisticados para que sea difícil localizarlos, tales como sociedades pantalla domiciliadas en países no comunitarios, de tal manera que sea muy difícil encontrar a los verdaderos responsables de este latrocinio. Además las embarcaciones cambian frecuentemente de nombre, para tratar así de ocultar sus actividades ilícitas y extremadamente dañinas para el medio ambiente marino.

En este caso las investigaciones llevan a empresas domiciliadas en Galicia, concretamente en Ribeira, Vigo, Redondela y O Carballiño.

El Tchaw, barco dedicado a la pesca ilegal
El Tchaw, barco dedicado a la pesca ilegal

Son deseables sentencias ejemplares

Desde Mar Sostenible esperamos y deseamos que se encuentre a todos los responsables y que la ley caiga sobre ellos con todo su peso, de  tal manera que sirva como ejemplo para que otros “empresarios piratas” desistan de realizar actividades tan perjudiciales para la sostenibilidad de los océanos.

Joaquín Alvarez Portela