La contaminación ocasionada por las aguas de lastres en los buques

Tenemos que pensar en lo que supone el tráfico marítimo hoy en día, miles de barcos, que cada día son de mayor eslora, surcando los mares de todo el mundo sin descanso. Estos barcos emplean agua de mar para compensar el equilibrio y reparto de las cargas, con objeto de conseguir la estabilidad necesaria para una navegación segura. Así pues el agua de lastre es captada por enormes buques en lugares totalmente diferentes a dónde es vertida, y esta operación es realizada por miles de barcos en todo el mundo, siendo el tráfico marítimo creciente en todo el mundo. Además de las aguas de lastre también viajan con los barcos numerosos organismos incrustados en los cascos.

Buque petrolero
Buque petrolero

Diversos problemas

Tengamos en cuenta que el agua de lastre puede contener entre 3.000 y 4.000 especies diferentes, especies muchas de ellas microscópicas, y que suponen una amenaza para las especies autóctonas, causando modificaciones en los ecosistemas. También puede suponer graves amenazas para la salud pública.  A modo de ejemplo citamos lo ocasionado en Perú en 1 991 , donde accidentalmente se descargó virus de cólera que produjo la mortandad de más de 5 000 personas.

De entre los organismos foráneos que más problemas ya están causando se destacan ciertas especies de algas, dinoflagelados, moluscos como el mejillón cebra y la almeja China, medusas, cangrejos, ciertas especies de peces agresivas y organismos patógenos para la salud humana como el cólera ya citado.

Convenio internacional

Recientemente se aprobó un convenio internacional que pretende controlar, dependiendo del año de construcción del buque y de las toneladas que desplaza, como se debe gestionar el agua de lastre, a fin de evitar la contaminación que este agua ocasiona.

En el citado convenio, que lo han firmado un cierto número de países que suponen menos del 50 % del tráfico marítimo mundial, se exige que los barcos cambien el agua de lastre en alta mar, pero todavía no se exige que los barcos cuenten con un sistema efectivo de tratamiento del agua de lastre.

Soluciones

Otra posible solución sería el emplear como agua de lastre, agua de mar convenientemente tratada y que fuese distribuida en los puertos, de esta forma se podría además realizar las maniobras de lastrado sin el riesgo que supone realizarlas en alta mar.  También se están aplicando nuevas técnicas como es el diseño y construcción de buques con lastre reducido, en los que se produce un flujo continuo de agua de lastre, e incluso buques libres de lastre.

Desde Mar Sostenible esperamos que se avance para evitar esta contaminación que supone el vertido de agua de lastre en lugares tan diferentes donde es captada, para poder así mantener los ecosistemas marinos autóctonos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 3 =