La contaminación ocasionada por las aguas de lastres en los buques

Tenemos que pensar en lo que supone el tráfico marítimo hoy en día, miles de barcos, que cada día son de mayor eslora, surcando los mares de todo el mundo sin descanso. Estos barcos emplean agua de mar para compensar el equilibrio y reparto de las cargas, con objeto de conseguir la estabilidad necesaria para una navegación segura. Así pues el agua de lastre es captada por enormes buques en lugares totalmente diferentes a dónde es vertida, y esta operación es realizada por miles de barcos en todo el mundo, siendo el tráfico marítimo creciente en todo el mundo. Además de las aguas de lastre también viajan con los barcos numerosos organismos incrustados en los cascos.

Buque petrolero
Buque petrolero

Diversos problemas

Tengamos en cuenta que el agua de lastre puede contener entre 3.000 y 4.000 especies diferentes, especies muchas de ellas microscópicas, y que suponen una amenaza para las especies autóctonas, causando modificaciones en los ecosistemas. También puede suponer graves amenazas para la salud pública.  A modo de ejemplo citamos lo ocasionado en Perú en 1 991 , donde accidentalmente se descargó virus de cólera que produjo la mortandad de más de 5 000 personas.

De entre los organismos foráneos que más problemas ya están causando se destacan ciertas especies de algas, dinoflagelados, moluscos como el mejillón cebra y la almeja China, medusas, cangrejos, ciertas especies de peces agresivas y organismos patógenos para la salud humana como el cólera ya citado.

Convenio internacional

Recientemente se aprobó un convenio internacional que pretende controlar, dependiendo del año de construcción del buque y de las toneladas que desplaza, como se debe gestionar el agua de lastre, a fin de evitar la contaminación que este agua ocasiona.

En el citado convenio, que lo han firmado un cierto número de países que suponen menos del 50 % del tráfico marítimo mundial, se exige que los barcos cambien el agua de lastre en alta mar, pero todavía no se exige que los barcos cuenten con un sistema efectivo de tratamiento del agua de lastre.

Soluciones

Otra posible solución sería el emplear como agua de lastre, agua de mar convenientemente tratada y que fuese distribuida en los puertos, de esta forma se podría además realizar las maniobras de lastrado sin el riesgo que supone realizarlas en alta mar.  También se están aplicando nuevas técnicas como es el diseño y construcción de buques con lastre reducido, en los que se produce un flujo continuo de agua de lastre, e incluso buques libres de lastre.

Desde Mar Sostenible esperamos que se avance para evitar esta contaminación que supone el vertido de agua de lastre en lugares tan diferentes donde es captada, para poder así mantener los ecosistemas marinos autóctonos.

Otra amenaza: los contaminantes emergentes

Debido al desarrollo tecnológico y a la creciente actividad industrial, en la mayoría de los casos no respetuosa con el medio ambiente,  cada día nuevos contaminantes alcanzan nuestros ríos, lagos, mares, aguas subterráneas…, éstos son los denominados contaminantes emergentes.

¿Cuáles son los contaminantes emergentes?

Con el nombre de contaminantes emergentes nos referimos a fármacos, antibióticos, hormonas, productos de cosmética e higiene, compuestos perfluorados, nanomateriales, microplásticos,…

Fármacos: contaminantes emergentes
Fármacos contaminantes emergentes

¿Cómo llegan al agua?

La llegada de estos contaminantes emergentes al agua se produce de varias formas, tales como:

  • a través de las aguas residuales,
  • mediante la actividad ganadera y
  • mediante la actividad agrícola.

¿Las actuales estaciones de tratamiento de agua los eliminan?

A las depuradoras de aguas residuales llegan los contaminantes emergentes fruto de la actividad humana. Las actuales estaciones de tratamiento de agua residual no están preparadas para la eliminación completa de dichos contaminantes, por lo que éstas vierten estos contaminantes a los ríos y mares.

Además es  necesario que la UE incluya estas sustancias presentes en los contaminantes emergentes en la lista de sustancias prioritarias en el agua, conocer en que lugares están presentes estas sustancias, así como investigar en tecnologías para eliminar estos contaminantes.

Nanopartículas

Actualmente se emplean diversas nanopartículas en la fabricación de productos de consumo y medicamentos, e investigaciones recientes han señalado que ciertas nanopartículas, tales como las nanopartículas de planta, alteran la fisiología de las plantas y disminuyen la producción de la biomasa en los suelos que éstas alcanzan.

Microplásticos

Los microplásticos, presentes ya en la cadena trófica, pues son ingeridos desde los organismos que ocupan los lugares inferiores de la cadena trófica, y que estos organismos son ingeridos por otros que ocupan posiciones superiores, hasta llegar al hombre.

Tecnologías para la eliminación de los contaminantes emergentes

Filtraciones, microfiltraciones, ósmosis inversa, procesos de oxidación avanzada…, son tecnologías que pueden ser empleadas para la eliminación de estos contaminantes, pero se debe investigar para conocer realmente como funcionan estas tecnologías u otras para la total eliminación de estas nuevas amenazas.

Los plásticos también presentes en las aguas residuales tratadas

Ahora que todavía estamos en verano, no tenemos nada más que darnos una vuelta por nuestras playas para ver la gran presencia de residuos plásticos en ellas.

Contaminación de plásticos en las playas
Contaminación de plásticos en las playas

Restos de botellas, embases de todo tipo, restos de bolsas, trozos de tuberías, bastoncillos para limpiar las orejas, restos de juguetes, cajas, útiles de pesca…, plásticos al fin y al cabo, que el mar deposita todos los días en nuestras playas, y que si no vemos de forma contínua es porque el ayuntamiento de turno se preocupa de recogerlos todas las mañanas.

Estos residuos que nos devuelve el mar, es porque antes nosotros los hemos arrojado al mismo, bien directamente o los hemos arrojado a los ríos y que finalmente acaban en el mar.

Pero el mayor problema de los plásticos es que acaban transformándose en microplásticos, debido a las diversas erosiones que sufre, y una vez convertidos en microplásticos acaban intoduciéndose en la cadena trófica,  que finalmente acaban también en nuestros organismos al ingerir pescado que contiente microplásticos y componentes de plásticos en sus organismos.

Estudios recientes realizados en el Reino Unido han puesto encima de la mesa otra fuente de microplásticos en los ríos y mares, que es las aguas procedentes de las estaciones depuradoras de aguas residuales, y esto es debido a que a estas plantas llegan aguas con microplásticos, pero no son efectivas para su eliminación.

Los estudios se realizaron en seis plantas de tratamiento de aguas residuales, y en todas ellas se encontraron mayor cantidad de microplásticos aguas abajo que aguas arriba del vertido.

Los microplásticos también se encontraron aguas arriba de los puntos de vertido, y según indican proceden de los lodos de aguas residuales empleados, una vez trasformados, en fertizilizantes agrícolas, así como también de la precipitación atmósférica de dichos microplásticos.

Así pues otro contaminante que deberían tener en cuenta los organismos y empresas gestoras de las plantas de tratamiento de aguas residuales, de tal manera que realicen las modificaciones necesarias para la eliminación de dichos microplásticos. Pero en todo caso lo que echamos de menos es una acción valiente por parte de la administración para reducir de forma drástica la producción y consumo de plásticos, así como una política clara de recogida de los mismos.

 

 

La contaminación en nuestras playas

Este verano ha sido noticia el cierre de diversas playas en las islas Baleares debido a la presencia de contaminación de aguas fecales en las mismas.

Según  las autoridades, los motivos de la contaminación de estas playas han sido diversos, tales como lluvias fuertes que han ocasionado la rotura de colectores, bombas de impulsión de aguas residuales que no funcionaron por falta del mantenimiento correcto, falta de mantenimiento de las plantas depuradoras, mal estado de los emisarios…

Estos días pasados han acontecido sucesos como el de Palma donde el Ayuntamiento ha tenido que cerrar las playas de Ciutat Jardí y Can Pere Antoni, debido a la presencia de aguas fecales, donde el citado Ayuntamiento alegó que fue debido a las intensas lluvias, cuando la realidad ha sido que las lluvias no fueron intensas ya que solo alcanzaron los 17 litros por metro cuadrado.

Cierre de playa en Palma por contaminación de aguas residuales
Cierre de playa en Palma por contaminación de aguas residuales

Pero estos problemas no solo acontecieron en Palma, ya que se han repetido a lo largo de toda la costa de la isla, alcanzando zonas como Andratx, Calviá, Can Picafort…

Efectivamente esto denota que algo está fallando, bien sea que las infraestructuras no se conservan adecuadamente, falta de los mantenimientos correctos, y en muchos casos infraestructuras que no son acordes con las necesidades reales pues se han quedado obsoletas, o ya se planificaron y proyectaron de forma no correcta.

Lo que llama poderosamente la atención es que estas infraestructuras deficientes en muchos casos y mal coservadas en otros muchos, solo salen a los medios de comunicación en los meses de verano, por el impacto que tiene cerrar las playas en plena temporada turística, y porque afecta a los intereses de la industria hotelera. Sin embargo es más que probable que en esos mismos lugares se hayan producido vertidos fuera de la temporada turística, pero en ese caso el interés en ello de la clase política y de los medios de comuniciación es nulo.

Desde Mar Sostenible pedimos a los responsables de las infraestructuras de tratamiento de agua residual, tanques de tormenta, sistemas de bombeo y colectores, que se preocupen por es estado de las mismas, que realicen  las acciones de mejora necesarias para acondicionarlas a las necesidades reales, que inviertan lo necesario para ello, que exijan responsabilidad a las empresas gestoras en caso de existir, y que no empleen transporte y tratamiento de las aguas residuales como arma política.

Seamos conscientes que nos va mucho en ello, no solo el enorme daño que se ocasiona a la industria turística, sino el daño a los ecosistemas naturales deteriorándose la fauna y flora, e introduciéndose contaminantes en la cadena trófica.

 

Las carencias en depuración de aguas residuales en España

La semana pasada ha sido noticia la multa impuesta por Bruselas a España por 12  millones de euros, y 11 millones cada seis meses, por deficiencias en los sistemas de depuración y conducciones de aguas residuales. Deficiencias encontradas concretamente en 17 núcleos de más de 15 000 habitantes.

Ríos contaminados
Ríos contaminados

La Directiva del Consejo de Europa de 21 de mayo de 1991, obliga en su artículo 3 y 4 a que los estados miembros, a más tardar antes del 31 de diciembre del año 2000, para las aglomeraciones de más de 15 000 habitantes equivalentes, a disponer de sistemas de colectores de aguas residuales urbanas, así como de un sistema de tratamiento secundario . Para las poblaciones de entre 2 000 y 15 000 habitantes equivalentes, los requisitos de colectores, el plazo que se disponía era para antes del 31 de diciembre del año 2005. En cuanto a los sistemas de tratamiento secundario, si la población está entre los 10 000 y 15 000 habitantes, debería estar operativo antes del 31 de diciembre de 2005. Si la población está entre 2 000 y  10 000 habitantes, deberia tener su tratamiento secundario operativo, si  vertiese en aguas dulces o estuarios.

España también tiene también cuatro expedientes abiertos por icumplimiento de la citada directiva, en lo referente a cuatro núcleos que vierten en zonas sensibles,  y tres que tienen que ver con los aproximadamente 1 000 núcleos de población que o bien carecen de colectores de aguas residuales, o bien sus  sistemas de depuración no son los adecuados.

Según el informe de la UE, de los estados miembros, solo cumplen la citada directiva Austria, Alemania y Países Bajos. España está por debajo de la media de países de la unión en cuanto a los porcentajes de cumplimiento, tanto en cuanto a la existencia de colectores, en cuanto a tratamiento biológico, también en cuanto a tratamiento secundario, y en cuanto a tratamiento más exigentes en aquellas instalaciones de tratamiento que vierten en zonas sensibles.

Estas aguas residuales no tratadas convenientemente, vierten tanto a nuestros ríos como a nuestras costas, y en todo caso estas aguas residuales insuficientemente tratadas acaban llegando al mar.

Además hay que tener en cuenta que la cantidad de contaminantes que llegan a nuestros mares es mucho mayor, ya que hoy por hoy hay muchos otros contaminantes que no se cotemplan en las normativas vigentes como lo son los denominados contaminantes emergentes. Un ejemplo de estos contaminantes emergentes son los procedentes de los medicamentos que consumimos.

Así pues es muy urgente que este país se tome mucho más en serio la contaminación de nuestros ríos y mares, y para ello es esencial que los vertidos procedentes de las instalaciones de depuración de aguas residuales lo hagan en las condiciones exigidas por la legislación, y además la legislación y las instalaciones se debe adaptar con prontitud a los nuevos contamiantes que vayan surgiendo con la actividad humana.

 

¿Botellas de agua mineral de plástico? No, gracias

Cada día podemos ver en los diferentes medios de comunicación la gran problemática que supone la contaminación ocasionada por los plásticos que producimos. Y es que cuando vamos al supermercado muchos de los productos que compramos están envueltos en plásticos. Por si fuera poco, en la mayoría de los supermercados nos facilitan las bolsas de plástico por unos precios ridículos, o directamente nos las dan. Solamente algunas cadenas nos ofrecen alternativas como bolsas de papel, y en muchos casos nos ofrecen bolsas de varios usos, a unos precios elevados por lo que la gran mayoría de los clientes se siguen decantando por las bolsas de plástico.

La reducción drástica y radical en el consumo de plásticos debería estar en las agendas de cualquier gobierno responsable con el medio ambiente, pero por ahora solo vemos algunas iniciativas en algunos países de europeos, tímidas en todo caso.

¡Qué cegera tenemos o queremos tener! o quizá es egoismo por no pensar en que mundo lleno de plásticos que dejaremos a nuestros hijos.

Y el mar es uno de los grandes damnificados de este plasticidio. Ya hemos visto las impactantes imágenes de las islas o sopas de plásticos en el océano Pacífico, Atlántico e Índico. También hemos visto los vientres de las aves marinas y de los cetáceos llenos  de plásticos. Por supuesto también está lo que no vemos, y son los microplásticos que acaban siendo ingeridos por todo tipo de peces, y que muchos de ellos los acabamos ingiriendo nosotros.

Botellas de plástico
Botellas de plástico

Cada unos de nosotros podemos hacer muchas cosas por reducir el consumo de plásticos, y una de esas acciones es evitar el consumo de agua embotellada en botellas de plástico. Hay soluciones, como buscar agua embotellada en botellas de cristal, o una solución más sencilla y económica, agua del grifo de toda la vida, que en la mayoría de los lugares de este país es correctísima, tiene muchos menos minerales y por supuesto es muchísimo más barata.

No a la pesca eléctrica

La pesca empleando  electricidad para electrocutar la vida marina está prohibida en Europa desde 1998, sin embargo grupos de presión de  la industria pesquera están promoviendo que en Europa se vuelva a permitir esta terrible práctica para el medio ambiente marino.

No a la pesca eléctrica
No a la pesca eléctrica

Prohibida desde 1998, pero con excepciones…

En 1998 la Unión Europea prohibió no solo la pesca eléctrica, sino otras métodos tan destructivos para el medio ambiente marino tales como el uso de explosivos, sustancias tóxicas, soporiferas, y maritillos neumáticos. Sin embargo posteriormente, en el año 2007, se autorizó como una “técnica de pesca innovadora” el empleo de redes de arrastre que empleasen descargas eléctricas,  para uso experimental una concreta zona localizada en el Mar del Norte y en el Canal de la Mancha.

Esta excepción permitió que muchos pesqueros de los Países Bajos faenasen con redes que emplean electricidad. Además no se siguió la autorización, que permitía que el 5 % de la flota emplease redes eléctricas, ya que según las estimaciones realizadas por organizaciones no gubernamentales conservacionistas, este porcentaje alcanza el 28 %.

Subvencionada la conversión de la flota con fondos europeos

Para mayor escándalo, el gasto que supuso el cambio de pesquero tradicional a pesquero que emplease redes eléctricas, fue subvencionada por el gobierno holandés, que empleó para ello en un porcentaje muy elevado fondos europeos.

Esta situación, ha supuesto una gran preocupación en el sector de la pesca artesanal europea, que aboga por la prohibición de esta práctica tan dañina para los ecosistemas marinos.  Señalar también que se aprobó el 21 de noviembre pasado en la Comisión, el Reglamento de Medidas Técnicas, y se han propuesto enmiendas para ampliar la pesca de arrastre con redes eléctricas al 5 % de todas las flotas de los estados miembros, lo que supondría un desastre desde el punto de vista de la sostenibilidad pesquera.

Por fin la prohibición total

En enero de este año el Parlamento Europeo se pronunció favorable a la prohibición total de la pesca eléctrica en Europa. Desde Mar Sostenible nos alegra mucho este hecho, y queremos agraceder el trabajo de organizaciones europeas que apoyan la pesca artesanal, como la Fundación Lonxanet para la Pesca Sostenible, que sin su movilización en contra de la pesca eléctrica, no se hubiese conseguido esa prohibición.

También creemos que otras autoridades pesqueras en el mundo deberían seguir este ejemplo en aras a la sostenibilidad pesquera.

 

 

 

Pesca ilegal, hay que luchar contra ella

En los días pasados hemos visto en los medios de comunicación que el Gobierno español sancionó con la cantidad de 8.261.001 € a tres empresas gallegas responsables de una trama de pesca ilegal.

Mafias de pesca ilegal

Las empresas que tenían domicilio en Vigo, Marín y O Carballiño, montaron un entramado para explotar dos embarcaciones, de nombres Thunder y Tchaw, que se dedicaban a la pesca ilegal. Las empresas sancionadas han sido Frigoríficos Florindo e Hijos S.L., Bacamar S.A. y Pesquera Piñeiro S.L., empresas que todas ellas tenían el mismo administrador único.

Esta sanción está enmarcada dentro de la operación Sparrow, desarrollada por el ministerio de agricultura, y que ha supuesto otras sanciones millonarias a entramados de empresas relacionadas con el clan de Ribeira, Vidal Armadores, que practicaban la pesca ilegal en las embarcaciones Kunlun, Tiantai, Songhua y Yongding.

El Tchaw, barco dedicado a la pesca ilegal
El Tchaw, barco dedicado a la pesca ilegal

La pesca ilegal: un grave problema para el medio ambiente marino

La pesca ilegal debería estar muy perseguida y sancionada por los gobiernos, pues es una amenaza para la seguridad alimentaria y para la biodiversidad marina.

Las magnitudes de la pesca ilegal son enormes. Según WWF, cada año se capturan el el mundo entre 11 y 26 millones de toneladas de forma ilegal, pesca que la mayor parte de ella llega a los mercados, tanto europeos como  de otros países. Sí, destacamos Europa, pues el  60 % del pescado que consumimos en Europa procede de países extracomunitarios.

Lo cierto es que no toda la pesca ilegal procede de la actividad de mafias de delicuentes como los señalados, sino que en muchos casos es fruto de la actividad no organizada de furtivos, actividad pesquera que se realiza sin que existan planes de gestión, pesca que no cumple con las normativas vigentes

Condenamos la pesca ilegal

Desde el blog Mar Sostenible condenamos toda actividad pesquera ilegal, así como cualquier otra que vaya en contra de la sostenibilidad pesquera y que suponga una agresión al medio ambiente marino.

Reserva marina de interés pesquero

En este post del blog Mar Sostenible os vamos a hablar de un ejemplo que nos parece muy interesante desde el punto de vista de la sostenibilidad pesquera,  y que se encuentra en Galicia. Se trata de la reserva marina de interés pesquero de Os Miñarzos, situada en Lira, que se encuentra a medio camino entre la ría de Muros y el faro de Fisterra.

Embarcaciones de pesca artesanal en la Reserva Marina de Lira

Esta reserva marina de interés pesquero fue creada en el 2007 por iniciativa de la cofradía de pescadores de Lira, en la que participaron de forma activa, así como biólogos marinos.

El fin de la reserva es regular las actividades  pesqueras, con el fin de conservar las especies explotadas, así como garantizar la sostenibilidad del ecosistema marino. Para ello se limita el acceso a la actividad pesquera y se controlan las capturas realizadas.

La  reserva tiene extensión de 2 074 hectáreas, pero dentro de ella se han establecido dos reservas integrales, donde las normas pesqueras son más restrictivas, limitándose los periodos de actividad, las tallas mínimas, así como las cuotas por embarcación. También se ha prohibido la pesca submarina en toda la reserva.

Nueva reserva marina propuesta

En el año 2009, los propios pescadores plantearon la necesidad de crear otra nueva reserva marina, denominada Os Miñarzos-Fin da Terra, que incluyera la reserva ya constituida, de tal manera que se incorporasen pescadores de otras cofradías.

Entre los motivos que impulsaron a los pescadores con la propuesta del 2009, estaban su deseo de un mayor control sobre la pesca ilegal y el furtivismo, así como el descenso paulatino observado en las distintas pesquerías, debido a la sobrepesca.

En cuanto a los objetivos que se pretendían conseguir estaban el aumentar el rendimiento económico de las pesquerías, mejorar el estado de los ecosistemas marinos, promover la gestión participativa del sector pesquero en las decisiones de la reserva, dar mayor valor a los productos pesqueros de la reserva marina, así como una dinamización económica del territorio afectado.

Una iniciativa muy acertada

Desde el blog Mar Sostenible apoyamos el desarrollo de reservas de interés pesquero, y creemos que las administraciones, así como el sesctor pesquero deben apoyarlas activamente, en aras de la sostenibilidad pesquera que tanto nos preocupa.

Si quieres saber más sobre esta iniciativa os dejamos este link  sobre la reserva de Os Miñarzos, así como este otro que habla también de esta reserva y de las reservas de interés pesquero en general.

 

 

 

 

De nuevo los descartes pesqueros

Recientemente los medios de comunicación han recogido la noticia que una parte del sector pesquero reclama flexibilidad en la política de descarga y descartes pesqueros cero promovida por Europa.

Esta parte del sector pesquero defiende que la política de descarga y descartes pesqueros  cero son debidas a los totales admisibles de capturas (TAC), y que éstos no se han adaptado a las necesidades de las flotas pesqueras, ni tampoco al estado real de los recursos pesqueros.

Los que defienden esta flexibilización, consideran que esta medida se debería analizar en cada pesquería,  que se renueve y se tenga en cuenta el criterio de reparto de estabilidad relativo. También defienden que esta medida no evita el deterioro de los ecosistemas marinos, y compense a la sobrepesca, ya que según indican, estudios científicos afirman que facilita la cadena trófica.

También los partidarios de la flexibilización señalan que del 30 % del pescado que se desperdicia, solamente el 8 % es ocasionado por el sector extractivo, ya que los responsables del resto del desperdicio son la comercialización y la distribución, sobre lo que nadie habla.

Asimismo también indican que la descarga y descartes cero les ocasionan graves perjuicios, ya que supone mayor trabajo en las labores de estiba, y carga en productos que no van a ser comercializados.

Cajas de pescado en lonja gallega
Cajas de pescado en lonja gallega

Descartes pesqueros, ¿qué opinamos en ‘Mar Sostenible’?

Creemos que la política de descartes cero promueve una mayor selectividad en las especies capturadas, así como mayor fiabilidad en los datos de capturas. Entendemos también que los descartes suponen un gran desperdicio, aunque también haya otros desperdicios en la cadena de comercialización que también deberían ser analizados, que repercuten de forma muy negativa en la explotación sostenible de nuestros mares, y también repercute en la viabilidad económica del sector pesquero.

Los descartes, que bien pueden deberse a TACS (especies que tienen límites de captura, y se prohíbe la comercialización de las capturas que sobrepasen el límite), o a especies que han sido capturadas de forma accidental, y que no tienen interés comercial, porque en muchos casos no son conocidas por el consumidor.

Con respecto a las especies capturadas y descartadas por su escaso interés comercial, entendemos que tanto el sector como las administraciones pesqueras deberían hacer un esfuerzo por difundir las posibilidades en la cocina de estas especies no conocidas, de tal manera que puedan llegar al mercado y sean valoradas por el consumidor. De esta manera se realizaría un uso más responsables de un recurso limitado como es el pesquero.